Atardecer en Punta del Este.

18 dic. 2009

Las desventajas de no saber equivocarse


Una de las virtudes defecto que mayor miedo me produce es el perfeccionismo.
Es una virtud porque, evidente mente, lo es tender a hacer las cosas perfectas.Y es un defecto porque no suele contar con la realidad de que lo perfecto no existe en este mundo,que todo el que se mueve se equivoca alguna vez.
He conocido en mi vida muchos perfeccionistas.Son, desde luego, gente estupenda.
Creen en el trabajo bien hecho, se entregan apasionadamente a hacer bien las cosas, e incluso llegan a hacer magníficamente la mayor parte de las tareas que emprenden.
Pero son también gente un poco neurótica.Viven tensos. Se vuelven cruelmente exigentes con quienes no son como ellos.Y sufren espetacularmente cuando llega la realidad con la rebaja y ven que muchas de sus obras, a pesar de todo su interés se quedan a la mitad de camino.
Por eso me parece que una de las primeras cosas que deberían enseñarnos de niños es a equivocarnos .
El error, el fallo, es parte de la condición humana.
Hagamos lo que hagamos, habrá siempre un coeficiente de error en nuestras obras.
No se puede ser sublime a todas horas.
El genio más genial pone borrón y hasta el buen Homero dormita de vez en cuando.
Así es como, según Maxwel Brand "todo niño debería crecer con la convicción de que no es una tragedia ni una catástrofe cometer un error".
Por eso en las personas siempre me ha interesado más el saber cómo se reponen de los fallos que el número de fallos que cometen.
Ya que el arte más difícil no es el de no caerse nunca, sino el de saber levantarse y seguir el camino emprendido.
Los pedagogos dicen por eso que es preferible permitir a un niño que rompa alguna vez un plato y enseñarle luego a recoger los pedazos, porque"es mejor un plato roto que un niño roto".
Es cierto. No existen hombres que nunca hayan roto un plato.No ha nacido el genio que nunca fracase en algo.
Lo que si existe es gente que de sus errores sólo saca amargura y pesimismo.
Y sería estupendo educar a los jóvenes en la idea de que no hay una vida sin problemas, pero lo que hay en todo hombre es capacidad para superarlos.No vale realmente la pena llorar por un plato roto.
Se compra otro y ya está.Lo grave es cuando por afán de perfección imposible, se rompe un corazón.
Por que de eso no hay repuesto en los mercados.

26 comentarios:

  1. Este es uno de mis defectos, pero soy perfeccionista conmigo misma no con los demás. Quizás sea uno de los motivos por los que, llegado el momento, mi vida parecía tan descolocada y desordenada que no sabia, ni se, como afrontarla.
    Me ha encantado tu post mi niña.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  2. Yo soy un perfeccionista, pero un perfeccionista “imperfecto”, con sus virtudes y defectos, a veces diría que mas que perfeccionista soy “masoquista”, porque en vez de esperar que me lleguen los problemas para solucionarlos, los busco, de esa manera aprendo mas, la perfección no existe porque hay un limite, pero si puedes mantenerte cerca de esos limites, la perfección es una manera de luchar en la vida y como toda lucha conlleva a veces al dolor. Muy buen post Fairis me he sentido identificado con el, por cierto, en mi niñez si rompía un plato no me lo hacían recoger, sino que me daban una paliza con la correa. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias La Mar,esto es todo un tama, abrazos

    ResponderEliminar
  4. psigetdo a mi tampoco me enseñaron a recoger lo que quedaba del plato,son los tiempos que nos tocaron vivir,saludos amigo

    ResponderEliminar
  5. Fiaris, mi amiga creo que la vida esta llena de aciertos y errores y de ambos podemos sacar grandes lecciones. Yo soy perfeccionista cuando hago las cosas, me exijo mucho, pero no asi a los demas,como dices:"El error, el fallo, es parte de la condición humana." es cuestion de enfocar y aprender hasta de nuestras caidas. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias DE INTERES por tu comentario,abrazos

    ResponderEliminar
  7. Hola Alfabeta: Totalmente de acuerdo contigo, cuando tenemos y ponemos toda nuestra ilusión en hacer algo, es bueno hacerlo de la mejor manera posible, pero huyo del perfecionismo, porque sé que no es nada aconsejable, una vez hace ya muchos años de joven lo era, y se convirtió en un calvario, paso a ser una obsesión, ésta no es buena consejera, hay que saber relativizar, y creo que lo mejor es hacerlo de la manera mejor que sabemos y está a nuestro alcance, pero sin esa obsesión por ser prefectos, creo, es mi sincera opinión, que la virtud está en el término medio.

    Me ha gustado tu entrada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Cuanta verdad dices en tus letras, No te fies nunca del que nunca hierra, aunque las cosas bien hechas siempre estaran bien hechas,La perfeccion es igual a la percección y cada uno tiene la suya, es mucho mejor levantarse y volver a levantarse las veces que hagan falta y ayudar y dar la mano, aprendemos de los herrores, y si desde pequeñitos aprendemos tenemos un camino con menos obstaculos, pues ya conocemos muchos y podemos saltarlos,.

    Me gustó mucho tu escrito. y de paso te deseo lo mejor y que se cumplan tus sueños. Un Saludo.

    ResponderEliminar
  9. Una cosa es intentar hacer las cosas lo mejor posible y otra distinta no admitir margen de error a nadie (incluyéndose el perfeccionista)

    De los errores se aprende más que de los aciertos indudablemente.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Querida amiga, estos días son muy complicados para mi, no es que me pase nada, simplemente exceso de trabajo (comercio), así es que por sin no me da tiempo quería desearte lo mejor para ti y los tuyos ¡Felices Fiestas!.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  11. Muy interesante el post. La verdad es que estamos rodeados de gente muy perfeccionista y exigente al mismo tiempo. ¡Feliz Navidad! y mis mejores de deseos de paz y amor. Besos

    ResponderEliminar
  12. Lo más difícil es levantarse si. Todo se supera en esta vida excepto la muerte. Desgraciadamente no hay un libro donde te lo enseñen, y aunque lo hubiera, el ser humano no excarmienta en cabeza ajena, es decir, que hasta que no te ves en la situación no sabes como superarlo. Y aunque te haya pasado lo mismo antes, no quiere decir que lo superes de mejor forma. Por eso hay que aprender de los errores, que estan por algo. E intentar ser perfeccionistas pero sin obsesionarte. Porque la perfección, simplemente, no existe y cuanto antes se asuma, mejor.

    Un abrazo y feliz navidad!

    ResponderEliminar
  13. Alfi:
    muy inspiradoras letras llenas de sensualidad, candente ritmo que atrapa, un beso enorme amiga. Un placer
    AMALIA LATEANO

    ResponderEliminar
  14. MªTeresa bienvenida al blog y me alegro te guste gracias por tu visita y comentario,saludos

    ResponderEliminar
  15. Marina si es mejor levantarse y volver a levantarse como tu lo dices,gracias,cariños

    ResponderEliminar
  16. si Manolo de los errores se aprende mucho,saludos y gracias

    ResponderEliminar
  17. mi querida La Mar no te preocupes tu a lo tuyo,tranquila luego nos vemos,también para ti los deseos de un buen pasar,abrazos

    ResponderEliminar
  18. Alodia gracias y veyan para ti tambien los mejores deseos

    ResponderEliminar
  19. Winding perfeccionista sin obsesionarse tu lo has dicho,gracias,cariños

    ResponderEliminar
  20. Zarina cuantos alagos ,me he ruborizado gracias buen finde

    ResponderEliminar
  21. Lindísimo post...encantador como todo lo q escribes, y q caray!, claro q tenemos derecho a equivocarnos. Un Besote. Uruguayita.

    ResponderEliminar
  22. Hola. Encontré tu comentario en mi blog y vine a visitarte y a darte las gracias.
    Me gustó mucho esta entrada que pusiste. No me gusta la gente "perfecta", ni yo lo soy ni quiero serlo, lo que no quita que me guste intentar hacer las cosas lo mejor posible, pero siempre con mis limitaciones. Esto mismo quiero transmitir a mis alumnos en el colegio.
    Saludos desde España
    Conchi

    ResponderEliminar
  23. bienvenida Conral,gracias por la visita y el comentario,cariños desde Uruguay

    ResponderEliminar
  24. De nada se aprende más que de los propios errores y equivocaciones, es la única experiencia que aceptamos y nos sirve. Muy buen post. ¡Felices Fiestas! Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  25. Alma bienvenida a mi casa ya visite la tuya y me ha encantado,felicidades a ti

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.