6 nov. 2009

Imagina y logra


En una tarde nublada y fría, dos niños patinaban sobre el lago helado sin preocupación.De repente, el hielo se rompió y uno de los niños cayó al agua.
El otro niño viendo que su amigo se ahogaba debajo del hielo, corrió a coger una piedra y empezó a golpear con todas sus fuerzas hasta que logró romperlo y así salvar a su amigo.
Cuando llegaron los bomberos y vieron lo que había sucedido, se preguntaron:¿como lo hizo?
¡El hielo era muy grueso.Era imposible que lo hubiera podido romper, con una piedra y sus manos pequeñas!
En ese instante apareció un anciano y dijo:"Yo sé cómo lo hizo".............
¿Como? preguntaron al anciano y él contestó:"No había nadie a su alrededor que le dijera que no se podía hacer"
Todo lo que puedas imaginar, lo puedes lograr.

5 nov. 2009

Libertad


Cada instante de la vida,
da la oportunidad al ser humano
de hacer nuevas elecciones,
de crear nuevas circunstancias
y nuevas experiencias.
La rutina, estar en el pasado o en el futuro,
nos lleva a no ser consientes,
y solo repetimos viejas lecciones,
para volver a crear una vez más
lo que queremos cambiar.
Despertemos en conciencia,
y despleguemos momento a momento,
este don dado al ser humano,
para transitar la vida,
con total LIBERTAD.

3 nov. 2009

Las huellas de nuestra vida


Cerremos los ojos, y en un viaje hacia nuestro interior busquemos las huellas de nuestra vida.
¿Dónde están?
En nuestros hijos,
en los seres queridos.
En los amigos.
En algunos seres que encontramos en el camino.
Quizás la pregunta más importante sea
¿Qué dejó esas huellas en el otro?
Y nos contestaremos:Fue.......
Cuando presté atención a la preocupación del otro.
Cuando mostré otra perspectiva de los hechos.
Cuando comprendí el dolor del otro en silencio.
Cuando di fortaleza al que se sentía caído.
Cuando extendí una mano frente al error, sin reproches.
Cuando abracé al otro con una mirada de comprensión.

Todas son acciones de amor.
Y esto será lo único que permanecerá
después de nuestra vida.

2 nov. 2009

El enojo


Un día Meher Baba preguntó a sus mandalíes lo siguiente:-¿Porqué la gente se grita cuando están enojados?
Los hombres pensaron un momento:-Porque perdemos la calma-dijo uno-por eso gritamos.
-Pero¿ porque gritar cuando la otra persona está a tu lado?-preguntó Baba-¿No es posible hablarle en voz baja¿Porque gritas a una persona cuando estas enojado?
Los hombres dieron algunas otras repuestas pero ninguna de ellas lo satisfacía a Baba.Finalmente él explicó:-Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho.Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse.Mientras mas enojadas estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro a través de esa gran distancia.
Luego Baba preguntó:¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran?Ellos no se gritan sino que se hablan suavemente,¿por qué?.Sus corazones están muy cerca.La distancia entre ellos es muy pequeña.Cuando se enamoran más aún,¿qué sucede?No hablan, solo susurran y se vuelven aún más cerca en su amor.
Finalmente no necesitan siquiera susurrar,solo se miran y eso es todo.
Así es cuan cerca están dos personas cuando se aman.
Luego Baba dijo:-Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen,no digan palabras que los distancien más, llegara un día en que la distancia sea tanta que no encontrarán más el camino de regreso.

1 nov. 2009

La bolsa de clavos


Esta es la historia de un muchachito que tenía muy mal carácter. Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia, debería clavar un clavo detrás de la puerta.
El primer día el muchacho clavó 37 clavos detrás de la puerta.Las semanas que siguieron,a medida que él aprendía a controlar su genio, clavaba cada vez menos clavos detrás de la puerta.Descubrió que era mas fácil controlar el genio que clavar los clavos.
Llegó el día en que pudo controlar su caracter durante todo el día .Después de informar a su padre, este le sugirió que retirara un clavo cada día que lograra controlar su caracter.
Los días pasaron y el joven pudo finalmente anunciar a su padre que no quedaban más clavos para retirar de la puerta.
Su padre lo tomó de la mano y lo llevó hasta la puerta.Le dijo:-Has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos hoyos en la puerta.Nunca más será la misma.
Cada vez que tú pierdes la paciencia, dejas cicatrices exactamente como las que ves aquí.
Tú puedes insultar a alguien y retirar lo dicho, pero del modo como se lo digas lo desvastará, y la cicatriz perdurará para siempre.Una ofensa verbal es tan dañina como una ofensa física.
Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.