Del jardín al blog.

30 may. 2010

Visita al ginecólogo.




Tenía consulta con el ginecólogo para esa semana, pero quedaron en llamarme para confirmarme el día y la hora de la misma. Una mañana temprano recibo la llamada de la telefonista del consultorio, informándome que mi consulta estaba registrada para ese mismo día a las 9.30 horas. Acababa de terminar el desayuno con mi marido y mis hijos y estaba lista para comenzar con las tareas del día, eran precisamente las 8.45 hrs. Entré en pánico, no tenía ni un minuto que perder. Como todas mujeres tenemos mucho cuidado y una particular atención en nuestra higiene íntima, principalmente cuando vamos al ginecólogo, pretendí asearme, pero ésta vez ni siquiera me daba tiempo para darme una ducha. Por lo que entré al baño, me quité el camisón y agarré una toallita limpia y doblada que estaba encima del borde de la bañera, la mojé y la pasé con todo cuidado por mis partes 'más íntimas' para así tener la seguridad de que quedaría lo más limpia posible. Al terminar lancé la toallita en el canasto de ropa sucia, me vestí y volé para el consultorio.

Estaba en la sala de espera y casi inmediatamente me llamaron para hacerme el examen. Como ya conozco el procedimiento, me senté sin ayuda en el borde de la camilla e intenté, como siempre hago, imaginarme muy lejos de allí, en un lugar así como el Caribe o en cualquier otro lugar lindo, por lo menos a 1,000 kms. de aquella camilla.

Me quedé muy sorprendida cuando el médico me dijo:
- 'Ah, caray, hoy hizo un esfuerzo extra para quedar más bonita!'

No entendí el cumplido pero no respondí y sólo me limité a sonreír y decir '¡ah! Me fui a casa tranquila y el resto del día se desenvolvió normalmente: limpié la casa, cociné, tuve tiempo de leer una revista, etc.

Después de la escuela, ya terminados los deberes, mi hija de 6 años estaba lista para ir a jugar cuando me gritó desde el baño:
-'¡Mamá! ¿Dónde está mi toallita?

Le contesté,
-¡No sé, pero toma una limpia del closet! Su respuesta me hizo desear desaparecer de la faz de la Tierra. El comentario del médico, martillaba en mi cabeza sin descanso ya que lo que mi hija me contestó fue:

-'No Mamá, yo no quiero una toallita del closet, quiero aquella que estaba doblada en el borde de la bañera. Ahí tenía mi diamantina, mis brillitos y mis estrellitas doradas y plateadas!!'

SONRÍE, LA VIDA ES BELLA.

me llegó por mail,jajajajaja

63 comentarios:

  1. Simpática anécdota, deberías llamar al doctor para aclararle.

    Saludos cordiales,

    Aída

    ResponderEliminar
  2. Pues es buenísimo ¡jajaja! ahora se entiende perfectamente lo que dijo el ginecólogo, me imaginaba que te había pasado a ti, no estaría mal ir de esa manera a la consulta.
    Buen domingo fiaris
    Un besooo amiga

    ResponderEliminar
  3. Pluma: solo es un mail que me ha llegado no has leído el final jajaja ,cariños

    ResponderEliminar
  4. Muy buen cuento Fiaris, una sonrisa para este Domingo soleado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. TR: tienes suerte si tienes domingo soleado aqui esta muy feo el tiempo,cariños disfruta del sol amigo

    ResponderEliminar
  6. Las prisas casi nunca son buenas. Ja, ja.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. full, bacan de tema, muy divertido.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Muy divertido de veras, al principio pensé que te había pasado a ti.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. reltih:la idea era esa la diversión ,abrazo

    ResponderEliminar
  10. anamorgana:no niña aparte mi gine es mujer,jajajaja

    ResponderEliminar
  11. Menos mal que eran brillitos!!!!

    Cariños

    ResponderEliminar
  12. A mi tambien me llego y me rei mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Ja, ja, ja! Ahora cobra sentido el comentario del doctor. Seguro que lo vio muy estrellado y brillante...

    Bss.

    ResponderEliminar
  14. jajajaja que bueno, amiga!!!!
    Si que fue reluciente al ginecólogo !!!

    Un Besoteeeeee
    Sgroya

    ResponderEliminar
  15. Hay mi niña! que lo estaba leyendo y te imaginaba allí llena de brillitos. Hasta que leí el final. Jajajajajajaja menuda escena. Genial!!!
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  16. Imagino la cara del ginecologo, al ver tanto adorno y brillo, jajjajaaja.
    Besos AMIGA
    Un beso
    Nela

    ResponderEliminar
  17. jajajajaja quedo hermosa con tanto brillo...muy bueno

    besoss

    ResponderEliminar
  18. Es buenísimo, gracias por hacerme reír.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  19. muy buenooo
    pensé cuando empece a leer que te había pasado a vos!
    jajajaj
    beso grande

    ResponderEliminar
  20. Bueno al fin y acabo quedo con brillos , no fue nada del otro mundo .
    Besitos dulces.

    ResponderEliminar
  21. Muy bueno!! Lindo blog.
    Te espero en el mío.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  22. Muy bueno Fiaris!! Yo que la señora de la historia no regresaba con el mismo ginecólogo jajaja.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  23. Mar: parece estaba muy bonita jajajaja ,cariños

    ResponderEliminar
  24. laMar:has visto era de espectativa también jajaja ,besos

    ResponderEliminar
  25. Nela:habria que verlo jajajaja,besos linda.

    ResponderEliminar
  26. lucia: parece que quedó bella,jajaja,cariños

    ResponderEliminar
  27. Vir: muchos pensaron lo mismo jajaja,beso

    ResponderEliminar
  28. DAPNHE: bueno convengamos que no es muy normal,besitos amiga

    ResponderEliminar
  29. El Varón de Bairesburgh :bienvenido pero ¡que nombrecito amigo iré de visita,gracias

    ResponderEliminar
  30. Gladyz:yo ni loca volvería jajaja,abrazo

    ResponderEliminar
  31. Ya lo conocia, pero sigue siendo simpatico,ja,ja, es que de imaginarte la escena...... Bueno a la prota, esta claro que no le hizo ni pizca de gracia
    Besitos

    ResponderEliminar
  32. Ja,ja,ja...que maravilla Fiaris...gracias por sacarnos la sonrisa con esta simpática toallita.

    Besos.
    Arwen

    ResponderEliminar
  33. Logico que el ginecologo le dijera eso no? Muy bueno..un beso

    ResponderEliminar
  34. ¡Que bueno Fiaris, ja,ja!!! ¡y que vergüenza!!
    ¡Si es que siempre que vamos al ginecólogo, se pasa un estres!!!
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  35. jajaja con estrellitas doradas y plateadas,
    no se lo que pensaria el ginecólogo, si llega
    a estar solo igual se confunde y...
    que tengas una feliz semana.
    un beso.

    ResponderEliminar
  36. Je, je, je, je... Eres increíble. ¡Madre mía! Así quedó el médico de sorprendido, pensaría que lo llevabas de fiesta. Simpático texto. Gracias.
    Un abrazo, amiga fiaris.

    ResponderEliminar
  37. Qué bueno, llegué a imaginar que en la toallita habria maquillaje o pintura pero no con estrellitas y brillitos, una duda me queda ¿no sentiria escozor o picor con las estrellitas? jajaja.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  38. Wowwwwwww
    Menos mal esas cosas no pasan....o si? jajajaaa
    Buen chiste.

    ResponderEliminar
  39. Lo mejor de todo es que te llegó por email y no te pasó.
    El ginecólogo pensaría ¡qué detalle!

    ResponderEliminar
  40. Arwen. me alegro te cause risa esa era la idea,un abrazo

    ResponderEliminar
  41. Alijodos: imaginaté ante tanto brillo,jajaja,cariños

    ResponderEliminar
  42. FABIA: tal vez pero los nervios no la dejaban sentir nada,jajajaja ,beso.

    ResponderEliminar
  43. Mayo: todo puede pasar en esta vida,jajaja,cariños

    ResponderEliminar
  44. Javier:si eso ,que solo es un mail jajajaja,cariños

    ResponderEliminar
  45. ja ja...Buena anécdota, no sabemos a quién le habrá pasado, pero forma parte del club despistadas...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  46. Taty. si eso segurisimo amiga,cariños

    ResponderEliminar
  47. fiaris...

    jajaja, perdona que me ria, pero es que hay que tomarse la vida con buen humor como tú lo haces. Son cosas que pasan, a unos de una forma diferente, pero la anécdota es divertidísima.

    Un beso y feliz semana

    ResponderEliminar
  48. Jajajaja, Claro, ahora se entiende y se intuye la sonrisita del ginecólogo. ¡¡Menuda sorpresa se llevo el buen hombre.
    Saluditos reina

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.