2 dic. 2011

La calesita.



Gira,gira
allá va la vieja calesita
no para de rodar.
Calesitas hay muchas,
la del amor,
la del dinero,
la de la vida,
pero esta es la de verdad.
La de los niños
llena de risas,
fantasía,
alegría, diversión y a todo dar!!!!

Fiaris.

15 comentarios:

  1. Calesita, ¿será un carrusel? Lindo para los niños.

    Besos Fiaris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tambien se le dice CALESITA

      Eliminar
  2. Precioso mi niña y real. Aquí les llamamos tiovivos ;) TQM
    Besos enormes

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Bonitas letras.

    Saludos de J.M. Ojeda.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Que bonito y que tierno.

    Precioso poema.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que bello, es cierto es la más divertida y hasta la más sana.

    Abrazo de fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. Aquí los llamamos carrusel, y no veas cómo me gustaba montar de niña.
    Una ternura, Fiaris.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. A mí me encantaba montar en ellos cuando era pequeñita.
    Una ternura de texto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Fiaris,la inocencia y la autenticidad de los niños es lo más grande del mundo...ellos reflejan siempre la sonrisa de DIOS.
    Mi felicitación y mi abrazo grande amiga.
    FELIZ DOMINGO.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  9. Magnificas letras dedicadas a algo tan nostalgico como la calesa de un tiovivo.
    Que recuerdos...
    Un abrazo. Ricard

    ResponderEliminar
  10. Como me gustan las calesitas Fiaris!

    Hermoso texto, ilusión, inocencia, alegría.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Hoy estuvimos en la calesita con el pequeño...le había comprado dos vueltas y sacó dos veces la sortija! Resultado, quedamos mareados pero felices!!!

    Jajaja, cariños!!!
    PRINCESA ADORA

    ResponderEliminar
  12. Me gustó mucho estar bajo la sombra de tu árbolverde

    Un saludo desde Colombia

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.