Atardecer en Punta del Este.

23 jun. 2013

La vida es como la tierra.


13 comentarios:

  1. Muy bueno, amiga. Lo comparto.
    Además de las gafas he tenido que coger una lupa para ver las letras, jaja.
    Besos, buen domingo y semana

    ResponderEliminar
  2. Un post con toda la razón. Lo que siembras, cosechas, lo que no recojas lo perderás......y es tan fiable en la recogida como en las personas.
    Muy reflexivo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Nunca dejar de sembrar! esa es la tarea mi amiga, claro que sí.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Reflexivo lo que compartes en este dia tan refrioooooooooo!!!!!!!

    Contemplando la naturaleza humana pienso que hay muchos que no tienen mano verde para sembrar,

    O por romanticismo.........sembraron en el mar.

    Un cariño inmenso y deseos de buena semana!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. y el hombre es su sembrador.......así me lo imagino amiga Fiaris......

    ResponderEliminar
  6. "La vida es como la tierra que se cultiva" que razón lleva esa frase. En esta vida tenemos que tener visión de agricultores, tenemos que tener el mimo que ellos tienen por sus cultivos. Buena frase Fiaris. Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Es un axioma!!! Una verdad, más universal que no se qué... y aún así.. muchos pretender cosechar sin sembrar... o peor aún.. sembrar cizaña y recoger trigo!!!

    Cuánto que nos falta... no?

    Un enorme cariño!!!!

    ResponderEliminar
  8. Sabias palabras,Fiaris,es la ley del boomerang.
    ¡¡Besos enormes!!

    ResponderEliminar
  9. UNA REFLEXIÓN MÁS QUE DISIENTE!!!!!
    BESOS

    ResponderEliminar
  10. Y muy cierto que es, cuidemos nuestra siembra!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Si señora...Somos tierra a veces fértil y a otras no...Todo depende de la buena o mala semilla,que sembremos con paciencia y entrega...El fruto está servido para bien o para mal.
    Mi gratitud y mi abrazo grande,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.