Del jardín al blog.

27 mar. 2014

Te oprime (cuento corto).




 La imagen es de internet.

Compró una casa que llevaba muchos años cerrada,
llena de trastos viejos y en el jardín las enredaderas se habían hecho dueñas.
Su dueña anterior había fallecido allí.
La limpio y cortó árboles y maleza,
Le fue haciendo algunos cambios,realmente no se destacaban por su belleza,(sobre gustos no hay nada escrito).
Algunos de aquellos muebles quedaron dentro.
Llegan visitas, el ambiente es lúgubre pesado,
oprime y no es grato.
No hay en la casa nada que de alegría, que brinde luz y color.
¿Algúna vez les ha pasado entrar en una casa y sentir la falta de energía?
O también pasa lo contrario a veces uno entra y no se quiere ir ,se esta a gusto.
La gente no cambia pero las casas sí pueden hacerlo,basta desechar todo aquello que alguna vez perteneció a otra persona y renovar.
Renovarse ¡ES VIVIR!
En este casa el dinero no era el causante de los no cambios,cosa que suele ser importante.

Fiaris.

11 comentarios:

  1. Si me sucedió lo de opresiónpero creo que eran impresiones erróneas mías, abrazo

    ResponderEliminar
  2. Sería que la muerta todavía rondaba por la casa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. La renovación es importante para que fluya la vida y el recuerdo no se estanque...amiga mía.Mi felicitación y mi abrazo grande, Fiaris.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  4. Como bien dices renovarse es vivir.
    Que los aromas de nuestro hogar sean fragantes,no es necesario tener mucho dinero para ello, simplemente se aseada y saber disponer las cosas para que fluya la energia.

    Cariños

    ResponderEliminar
  5. Muy buen micro cuento, la simplicidad marca la diferencia!

    besos!

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno.
    Es cierto eso de la energia o falta de ella, se da en casas o lugares y tambien en las personas.
    Besos, buen finde amiga

    ResponderEliminar
  7. Es verdad todo lo que escribís. La buena o mala onda en una casa siempre está presente.
    un beso

    ResponderEliminar
  8. MUCHAS GRACIAS POR ESTE MENSAJE TAN REFLEXIVO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  9. Me ha pasado varias veces, de llegar a una casa y desear salir de allí corriendo.
    Besazo

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.