Atardecer en Punta del Este.

28 nov. 2014

No grites.




No grites muy fuerte tu felicidad.
Sabes que?
La envidia tiene el sueño liviano.
Bajito que no despierte.

Fiaris.

13 comentarios:

  1. A veces la alegría de uno puede ser la amargura en el otro.....

    ResponderEliminar
  2. Es cierto Fiaris, tienes toda la razón. No hay que hacer alarde de nada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, lo que pasa es que si hay amor no teine porque haber envidia y la alegría se comparte. un beso.

    ResponderEliminar
  4. Por eso digo que si uno es feliz lo es y ya y no andarlo gritando. Total se es feliz y ya.


    Beso Fiaris

    ResponderEliminar
  5. Ah si... totalmente de acuerdo.
    Hay que ocultarse de la envidia ajena.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Si, debe haber prudencia y equilibrio en las alegría y en las penas, amiga.
    Mi gratitud y mi abrazo por tus buenos y sabios posts.
    Feliz fin de semana, Fiaris.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  7. Que verdad más grande Fiaris. No debería ser así, pero por desgracia hay que ir por la vida dando pena para que algunos sean felices. Que triste, verdad??

    Un besazo Fiaris!

    ResponderEliminar
  8. La sencillez creo que es una forma de honrar la vida
    La envidia esta en muchos,pobresdeellos que tienen que vivir con el infierno de ver feliz al envidiado.

    Cariños y que decirte Fiaris........buen fin de semana

    ResponderEliminar
  9. Hola, Fiaris

    Te susurro, bajito y con una gran sonrisa, mi alegría :D.

    Feliz semana.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  10. Gran consejo, la felicidad es para uno mismo, ademas la gente es envidiosa.

    ResponderEliminar
  11. Es cierto. La envidia puede darle un giro brutal a la felicidad.
    Shhhh, la gritaremos bajito.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.