A la tarde, Punta del Este.

8 abr. 2015

Nunca digas nunca.(reedito)





Nunca quemes los puentes
después de atravesarlos.
Te quedarás sorprendido
al ver cuantas veces
tendrás que cruzar el mismo río.

Fiaris.

10 comentarios:

  1. Sí, hay caminos que hay que desandar demasiadas veces como para borrar las huellas...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado, y que verdad, es. A veces nosotros mismos nos tiramos tierra en los ojos, sin darnos cuenta de que ello nos puede conducir a la ceguera. O bien decimos, yo ya lo he solucionado, y los demás que se apañen, cuando igual las tornas se vuelven al revés y por espabilado la has cagado.

    Besos Alfa.

    ResponderEliminar
  3. Ese es un buen consejo, Fiaris. Cuando las circunstancias nos llevan a tener que cruzar el mismo río, a volver a un punto de la vida ya pasado, o que creíamos ya superado, da mucha rabia no poder cruzarlo porque nosotros mismos quemamos el puente. Gracias por compartirlo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. LLeva un tiempo saber esto pero todo llega.
    No es consuelo pero Fiaris porlo menos hoy en dia la tecnologia nos permite tener mas cerca a los seres queridos
    Un abrazo
    Cariños

    ResponderEliminar
  5. YESSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

    ResponderEliminar
  6. Debemos valorar todo lo que nos ha ayudado a seguir adelante, el puente, la casa, la amistad, los libros,el trabajo...Todo merece nuestro respeto y amor, nunca debemos borrarlos y darles de lado...Cada día empieza la vida y a veces nos toca repetir lecciones pasadas hasta que las aprendamos bien...
    Mi gratitud y mi abrazo inmenso por tus buenos posts.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  7. Fiaris Muy buena esta reflexión, cada cual baila al ritmo que le toca en esta vida sin valorar por doce pasa Saludos

    ResponderEliminar
  8. Verdad verdadera! y nos sucede con frecuencia. Un abrazo!

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.