Atardecer en Punta del Este.

3 oct. 2015

El milagro de la vida.





“Un hombre se le acercó a un sabio anciano y le dijo: -Me han dicho que tú eres sabio…. Por favor, dime qué cosas puede hacer un sabio que no está al alcance de las demás de las personas. El anciano le contestó: cuando como, simplemente como; duermo cuando estoy durmiendo, y cuando hablo contigo, sólo hablo contigo. Pero eso también lo puedo hacer yo y no por eso soy sabio, le contestó el hombre, sorprendido.
Yo no lo creo así, le replicó el anciano. Pues cuando duermes recuerdas los problemas que tuviste durante el día o imaginas los que podrás tener al levantarte. Cuando comes estás planeando lo que vas a hacer más tarde. Y mientras hablas conmigo piensas en qué vas a preguntarme o cómo vas a responderme, antes de que yo termine de hablar. El secreto es estar consciente de lo que hacemos en el momento presente y así disfrutar cada minuto del milagro de la vida.”

Extraído de la red.

10 comentarios:

  1. Muy inteligente respuesta de sabio, sin duda hay que disfrutar cada instante que la vida nos regala, buen fin de semana, besos

    ResponderEliminar
  2. EXCELENTE POST. GRACIAS POR COMPARTIRLO.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  3. Ser consciente de la luz, que nos llega a la ventana cada día y de todo lo que nos rodea y nos facilita la vida...Si fuéramos conscientes seríamos más agradecidos y más felices, no hay duda, amiga.
    Mi felicitación por tus buenos posts.
    Mi abrazo de luz y mi cariño.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  4. muy buena tu enseñanza Fiaris... saludos muy afectuosos....

    ResponderEliminar
  5. Hay que practicar mucho para lograrlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Un principio indispensable para vivir despierto.

    Saludos Fiaris.

    ResponderEliminar
  7. Mucha razón tiene el sabio, así es la cuestión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Cuan cierto saber disfrutar el milagro de la vida
    Hermoso jardin ´Fiaris, la primavera esta cantando en el
    Cariños

    ResponderEliminar
  9. Yo en estos casos siempre tiro mano de un refrán que me gusta mucho, y no es muy conocido. "Tajada que se come el gato ya no vuelve al plato". Disfrutar del día a día y de los buenos momentos, es lo único que nos llevamos al otro barrio.

    Besos.

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.