A la tarde, Punta del Este.

9 nov. 2015

El predicador, de Rumi. (cuento sufí)

 
 
 
 
Había un predicador que, cada
vez que se ponía a rezar no dejaba de
elogiar a los bandidos y desearles toda la felicidad posible. Elevaba las manos al cielo diciendo:
 "¡Oh, Señor: ofrece tu misericordia a los calumniadores, a los
rebeldes, a los corazones endurecidos, a los que se burlan
 de la gente de bien y a los idólatras!"
Así terminaba su arenga, sin desear el menor bien a los hombres justos y
puros. Un día, sus oyentes le dijeron:
"No es costumbre rezar así! Todos estos buenos deseos dirigidos a los
malvados no serán escuchados"
Pero él replicó:
"Yo debo mucho a esa gente de la que habláis y por esa razón ruego por
ellos. Me han torturado tanto y me han causado tanto daño que me han guiado hacia el bien.
 Cada vez que me he sentido atraído por las cosas de este mundo me han maltratado.
 Y todos esos malos tratos son la causa por la que me he vuelto hacia la fé"

8 comentarios:

  1. Interesante comportamiento.

    Saludos Fiaris.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante la actitud de este predicador...No había rencor en su alma, sino un gran deseo de que los maltratadores fueran bendecidos y cambiaran...Impresionante, Fiaris.
    Mi abrazo y feliz día, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, aunque muchos no lo entiendan.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que había perdido la cabeza debido a tanta tortura.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Esto tiene una enseñanza preciosa, que si la aprendemos, estamos en el camino hacia LA FELICIDAD. Quienes más nos han herido, más nos enseñaron, nos hicieron fuertes... Y al pedir por ellos también, puede que les vaya bien y nos dejen en paz y logramos perdonar, que es lo más maravilloso que puede haber en las relaciones humanas, aunque no les volvamos a ver jamás.
    Un gran abrazo, Fiaris.

    ResponderEliminar
  6. Este sabía lo que se decía y el resto o no lo entendían o eran los auténticos malvados. Aunque yo soy de los que no perdonan, como me hagan daño.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Magnifica enseñanaza Fiaris !!!!!!!
    Es dificil perdonar, lleva su tiempo que nuestra alma ubique el lugar, pero al hacerlo nos liberamos tanto que realmente vale la pena y o sorpresa a la personas o personas que liberamos de nuestro enojo o ira.... no les va tan bien ????? ley del karma?????
    Cariños
    Cariños

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.