Del jardín al blog.

12 nov. 2015

Granadas para curar.





Un estudiante fue con un maestro para aprender el arte de curar. Vieron venir a un paciente y el maestro dijo:

-Este hombre necesita granadas para curar.


El estudiante recibió al paciente y le dijo:

-Tiene usted que tomar granadas, es todo lo que necesita.

El hombre se fue protestando y probablemente no consideró en serio el consejo. El estudiante corrió a su maestro y preguntó qué es lo que había fallado. El maestro no dijo nada y esperó a que de nuevo se dieran las circunstancias.

Pasó un tiempo y el maestro dijo de otro paciente:

-Ese hombre necesita granadas para curar, pero esta vez seré yo quién actúe.

Le recibió y se sentaron, hablaron de su familia, de su trabajo, de su situación, dificultades e ilusiones. El maestro con aire pensativo dijo como para sí mismo:

-Necesitarías algún fruto de cáscara dura, anaranjada, y que en su interior contenga granos jugosos de color granate.

El paciente interrumpió exclamando:

-¡Granadas!, ¿y eso es lo que podría mejorarme?.

El paciente curó y el estudiante tuvo una ocasión más para aprender.

El remedio es la mitad de la cura, la otra mitad es la respuesta de aquel a quien se cura.

Cuento Sufí

7 comentarios:

  1. Fiaris, completamente de acuerdo con esta historia...Hace tanto la fé y la voluntad de curarse como el tratamiento...El ánimo es fundamental y curativo.
    Mi abrazo y mi cariño, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  2. Bien, mientras no sean granadas de esas de mano que explotan.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Cuán primordial es la fe en el remedio y la actitud.
    Un fuerte abrazo, Fiaris.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho, gracias. Besicos.

    ResponderEliminar
  5. Jaja, tiene que ser él quien elija jaja un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Interesante historia, como es de difícil el ser humano.

    Saludos Fiaris.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado el cuento, tanto es así que con tu permiso te lo cojo prestado para publicarlo en mi blog (si no te importa claro). Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.