A la tarde, Punta del Este.

4 jun. 2016

Hoy una leyenda,El zapatero Feliz.

Todavía perdura el recuerdo, en una ciudad de Europa, de un alegre zapatero. Era, probablemente, una de las personas más felices de la tierra a pesar de su gran humildad.

 Un día el zapatero fue visitado por uno de sus vecinos, un banquero muy rico, que al observar la gran alegría del zapatero entre tanta miseria, no pudo dejar de preguntar: Señor zapatero, si no es molestia, ¿podría decirme cuánto gana usted con su humilde trabajo?

 Es tan poco dinero, señor, que hasta vergüenza me da decirlo, no se lo tome a mal. Pero dicho dinero me da cada día el pan de mis hijos, y a mí me basta con terminar decentemente el año, aunque tengamos que privarnos, lamentablemente, de muchas cosas. – Respondió el zapatero orgulloso.

Aquella excelente y positiva actitud dejó muy sorprendido al banquero que, poco después, dijo muy conmovido:
 - Señor zapatero, tome usted estas monedas de oro que le ofrezco desinteresadamente, y guárdelas con esmero para cuando las necesite de verdad.
 A partir de entonces la actitud del zapatero cambió, con motivo de sentirse poseedor de una de las mayores riquezas del mundo. Aquella riqueza exigía mucho del zapatero, ya que al haber escondido bajo el suelo de su casa las monedas de oro, era incapaz de descansar y vivir con normalidad. El zapatero había enterrado sin saberlo al mismo tiempo el dinero y su alegría y buen humor, siendo desde entonces huéspedes de su casa, el miedo, la desconfianza, el insomnio y la inquietud.

 El menor ruido durante la noche, le hacía llenarse de temor ante un posible robo y sus consecuencias. Hasta que un día, cansado el zapatero de su nueva vida, fue a visitar a su vecino banquero: Oiga, amable señor; quiero devolverle todo su dinero, pues mi mayor deseo es vivir como lo hacía antes.

 Y, de esta sencilla forma, el zapatero recuperó su alegría.

11 comentarios:

  1. Las poseciones materiales traen su carga de pesadumbres tambien
    Que bueno seria que todos entendieran que con lo suficiente para vivir se es mas feliz
    Por aca muchos no lo entienden y las arcas han dejado vacias je je
    Frio dia hoy pero parece que a partir de mañana veremos el sol
    Cariños Fiaris

    ResponderEliminar
  2. En los días de hoy haría falta mucha humildad y desapego al afan de poseer.
    Cuando lo mejor de la vida se nos da gratis y ni cuenta nos damos.
    Gracias por esta buena reflexión.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  3. Quien vive con lo justo y necesario no teme perder nada, pues todo lo que le hace feliz esta siempre a su alrededor y sobretodo en su interior.
    Bella leyenda.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Siempre se a dicho que el dinero no da la felicidad. Lo que hay que estar es feliz con lo que se tiene. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Es verdad, la preocupación que provoca la riqueza. Los ricos ahorita mismo están cuidando su dinero y mirame mí, tan a gusto leyendo blogs y disfrutando de mi sábado, jajaja.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Es muy bonito el cuento y muy didáctico. Besetes.

    ResponderEliminar
  7. Seguro que esto lo escribió un pobre...

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Fiaris,

    Bonita reflexión. Muchas veces, no somos conscientes de toda la riqueza y abundancia que tenemos, y que no se mide por el dinero. A disfrutar de nuestra propia riqueza. :D.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  9. El hombre desde su existencia ha sido así siempre, poseedor, yo creo que esta lección no la aprenderá nunca, pero quiero confiar en Esperanza.
    Feliz semana Fiaris.
    Besosss!

    ResponderEliminar
  10. ...Y es que el espíritu necesita sentirse libre de amarres y ataduras materiales para estar alegre, sin duda alguna, amiga.
    Mi abrazo y mi cariño, Fiaris.
    M.Jesús

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.