Del jardín al blog.

7 nov. 2016

El arco.




De internet.


  Un guerrero, armado de la cabeza a los pies, dirigía su caballo hacia el bosque. Al verlo llegar, tan altivo, un cazador se asustó. Tomó una flecha y tensó su arco. Al verlo así, dispuesto a disparar, el caballero le gritó: "¡Detente! No te fíes de las apariencias. La verdad es que soy muy débil. Cuando llega la hora del combate, estoy más asustado que una vieja." El cazador le dijo entonces: "¡Vete! Afortunadamente, me has advertido a tiempo. ¡Si no, habría disparado contra ti!" Las armas son, para muchos, la causa de la muerte. Puesto que tú eres miedoso, abandona tus flechas y tu espada. 

7 comentarios:

  1. Rumí siempre correcto y místico, nos señala que quien se prepara para defenderse es que tiene miedo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Si todos hicieran lo mismo en las guerras, seguro que habría menos muertos. Aunque claro como no te puedes fiar de nadie, aquí también podríamos aplicar el dicho; "quien da la primera vez da dos veces".

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Odio las armas...
    Besos Fiaris.
    Feliz martes.

    ResponderEliminar
  4. A vece la apariencia engaña.
    Hola querida Alfa, buen texto para reflexionar, muy bueno.

    Un fuerte abrazo, amiga.

    Lola.

    ResponderEliminar
  5. Nadie debería llevar armas.
    Aquí están muy restringidas, incluso navajas, cuchillos y demás... y somos unos de los países con menos homicidios de Europa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Ha sido un placer como siempre pasar por tu bello espacio. Saludos

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.