18 ene. 2017

El devoto y la prostituta(cuento)

Había una vez un hombre devoto que dedicaba su tiempo a la oración y meditación. Su objetivo eran las cosas del alma y la búsqueda de la verdad.
Sucedió que se mudó a vivir justo frente de su casa una prostituta que todo el tiempo recibía todo tipo de hombres. El hombre devoto se sentía enojado e indignado y le decía a Dios cómo podía enviarle algo así, pues esto le hacía perder su concentración y era motivo de desviarse en sus plegarias; “una mujer así no merecía ningún tipo de favores”.
Pasó el tiempo y el hombre devoto cada vez sentía más desagrado por aquella mujer. Por el contrario la prostituta se sentía muy honrada y afortunada de que frente a su casa viviera un hombre de condición espiritual, de modo que siempre le agradecía a Dios esa oportunidad de estar cerca de personas de dignidad. Ya que ella se veía obligada por las circunstancias a llevar ese tipo de vida.
Entonces ocurrió que los dos murieron a la vez, pues se produjo un enorme desastre natural y así los dos se vieron frente a la corte celestial.
Allí se les dijo: “cada cual somos lo que cosechamos”. Así el hombre devoto fue condenado por no haber vivido su vida con satisfacción y agradecimiento y además haber tenido sentimientos negativos hacia otros. Y la prostituta fue salvada, pues ella había vivido su vida con gratitud, aceptación y pensamientos amables hacia los demás.

10 comentarios:

  1. Gran mensaje... caras vemos, corazones no sabemos. Muy a menudo tiene mayor moral quien es tachado de inmoral.
    Si la devoción si no sirve para comprender y amar al prójimo, no sirve de nada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hala, que siga rezando el tonto devoto...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. mmmm cuesta de entender estos dilemas cristianos, que si haces algo malo y te arrepientes eres "salvado"
    y aquel que cuestionó y preguntó más allá es ido al infierno?
    cuesta de entender...

    ResponderEliminar
  4. Sin duda Dios valora la paz y el amor que hay en nuestro corazón... Jesús no condenó a la prostituta del evangelio.
    Mi gratitud por tu hermoso cuento.
    Mi abrazo y mi cariño.

    ResponderEliminar
  5. No juzguemos
    Bellos dias nos trae la naturaleza querida Fiaris
    Por alla veo que los turistas te han ivadido je je
    Cariños

    ResponderEliminar
  6. Como cuento está muy bien, visto desde el tema de la fe, esta mejor, pero son muchos los que aquí abajo tiene esos comportamientos tan exigentes con los demás sin exigirse nada ellos mismos. Abrazos

    ResponderEliminar
  7. La verdadera esencia de la vida esta en lo que generamos al pensar y en como dejamos que las circunstancias de la vida nos afecten.
    besos

    ResponderEliminar
  8. Pues justicia divina (o lo que sea) , por no vivir la vida no???

    ResponderEliminar
  9. Respetar sin juzgar al prójimo.
    Besos 🌹

    ResponderEliminar
  10. Esa justicia es de otro mundo porque en este yo creo que sería lo contrario.
    Besos Fiaris

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.