Del jardín al blog.

18 feb. 2010

El picador de piedra


Cuenta la leyenda que un humilde picador de piedras vivía resignado en su pobreza,aunque siempre anhelaba convertirse en un hombre poderoso.Un buen día expreso en voz alta su deseo y cuál fue su sorpresa cuando vio que este se había hecho realidad:se había convertido en un rico mercader.
Esto le hizo muy feliz hasta el día que conoció a un hombre aún mas poderoso y rico que el.
Entonces pidió de nuevo ser así y su deseo le fue concedido.Al poco tiempo se cercioró de que debido a su condición se había creado muchos enemigos y sintió miedo.
Cuando vio como un feroz samurai resolvía las divergencias con sus enemigos,pensó que el manejo magistral de un arte de combate le garantizaría la paz y la indestructibilidad.
Así que quiso convertirse en un respetado samurai y así fue.
Sin embargo,aún siendo un temido guerrero, sus enemigos habían aumentado en número y peligrosidad.
Un día se sorprendió mirando el sol desde la seguridad de su ventana y pensó:"él si que es superior, ya que nadie puede hacerle daño y siempre está por encima de las cosas¡Quiero ser el sol!"
Cuando logró su propósito, tuvo la mala suerte de que una nube se interpuso en su camino entorpeciendo su visión y pensó que la nube era realmente poderosa y así era como realmente le gustará ser.
Así, se convirtió en una nube,pero al ver cómo el viento le arrastraba con su fuerza,la desilusión fue insoportable.Entonces decidió que quería ser viento.Cuando fue viento,observó que aunque soplaba con gran fuerza a una roca,ésta no se movía y pensó:¡ella sí que es realmente fuerte.¡quiero ser una roca!
Al convertirse en una roca se sintió invencible porque creía que no existía nada más fuerte que él en todo el mundo.
Pero cuál fue su sorpresa al ver que apareció un picador de piedra que tallaba la roca y empezaba a darle la forma que quería pese a su contraria voluntad.
Esto le hizo reflexionar y le llevo a pensar que, en definitiva, su condición no era tan mala y que deseaba de nuevo volver a ser ¡PICADOR DE PIEDRAS!.
Cuento de :Marc Boillat

29 comentarios:

  1. Gracias por compartir un cuento tan reflexivo.

    Cariños

    ResponderEliminar
  2. Abu gracias ,nunca escribo posts tan largos pero creo que valía la pena compartir,un beso

    ResponderEliminar
  3. La avaricia y soberbia ,nunca traen nada bueno.
    Muy buena entrada.
    Besos hechizados.

    ResponderEliminar
  4. Hola cielo..es mi enfermedads que poco a poco me resta fuerza,pero siempre hay que luchar por algo.
    Mil besos

    ResponderEliminar
  5. Qué cuentos más bonitos nos traes, fiaris. Nos hacen reflexionar sobre muchas cuestiones vitales, darnos cuenta de lo mucho que tenemos y lo poco que lo valoramos; siempre ambicionando lo que no tenemos, cuando dentro de nosotros hay todo un mundo por explorar. Lo he disfrutado mucho, y lo aprovecharé para contarlo a un pequeñín que conozco.
    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo éste cuento, solía contármelo mi padre, que me regaló un libro gigante con cuentos infantiles, éste me gustaba mucho...
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. MORGANA es que no sabía que estuvieras enferma,cariños y como te he dicho abrazo sanador

    ResponderEliminar
  8. Mechi así es amiga como tu dices a veces no valoramos lo que tenemos,ya me contarás que dice ese peke al que se lo contarás,un beso

    ResponderEliminar
  9. Taty que bueno que te trajera recuerdos,abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hermosa historia, que nos demuestra una vez más que no valoramos lo que somos, lo suficiente. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Qué interesante, caminar tanto para regresar al principio. "Yo solo se que no se nada" linda entrada y bastante ilustrativa. Un gran abrazo Fiaris.

    Saludos cordiales,

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  12. Que cuento más bonito, tanta vanidad y sueños mal formados para caer otra vez en el principio.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  13. Conocía esta historia. Siempre me impresionó y me hizo reflexionar sobre los caminos a tomar en mi vida. Bueno, estas reflexiones las tienes y luego no las sigues porque la vida te lleva, inexorable, por otras direcciones. Pero es bueno meditarlas de vez en cuando para darnos cuenta de lo poco que somos. Un saludo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  14. Fiaris, muchas veces no estamos contentos con los que tenemos, y se vuelve una cadena de no acabr como en el cuento, cuando realmente debiaramos valorar lo que tenemos. Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  15. caramba!!, Lo peligroso que es soñar sin pensar en las consecuencias.

    buen relato, Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. José si la verdad es como tu dices,abrazo

    ResponderEliminar
  17. Fernando yo no pienso igual que tu eso de que las lees y las dejas pasar no me cierra mucho,saludos y gracias por la visita

    ResponderEliminar
  18. R.C. pienso que hay que valorar lo que uno tiene siempre amiga,un gran beso

    ResponderEliminar
  19. Xavi si es muy peligroso amigo ,cariños

    ResponderEliminar
  20. Muy buena reflexión!!

    Besitossssss

    ResponderEliminar
  21. Siempre queremos más de lo que tenemos. La vida es mucho más simple. Un cuento precioso y para pensar mi niña.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  22. Preciosa entrada cielo , estoy de acuerdo con esas palabras .
    Besitos mi niña.

    ResponderEliminar
  23. El picapedrero tuvo que sufrir una metamorfosis, pasar por varios procesos y cambios... para volver a su estado puro, creo que es un excelente y ejemplificador cuento Fiaris!

    abrazosss!!

    ResponderEliminar
  24. Un cuento con una gran moraleja. Nunca estamos contentos con lo que somos y hacemos, siempre aspiramos a más...craso error.
    Te dejo muchos saludos desde Berlín.

    ResponderEliminar
  25. Sea lo que uno sea, estará dentro, muy adentro... No rondando dando vueltas entre nubes arrastradas por vientos o tormentas; ni tapando soles a ratos, o estancado en piedras enormes... Quiero seguir picando, muy pronfundo... muy hondo.

    ResponderEliminar
  26. gracias amigos por sus comentarios bienvenidos, un abrazo grande

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.