15 sept. 2011

El Mago.



El mago es el maestro de la alquimia
es transformación.
La búsqueda de la perfección se inicia
a traves de alquimia.
Somos el mundo.Cuando nos transformemos,
el mundo en el cual vivimos también se trasformará.
Las metas de la búsqueda-heroismo,esperanza,
gracia y amor-son el legado de lo eterno.
Para reclutar la ayuda del mago,
debemos ser fuertes en la verdad,
no obstinados en nuestros juicios.
Deepak Chopra

10 comentarios:

  1. MUY INTERESANTE. GRACIAS POR COMPARTIR.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  2. Es una suerte saber que todos somos magos.

    ResponderEliminar
  3. Fiaris,nos dejas un sabio y reflexivo escrito, para lograr esa transformación interior,hemos de ser constantes en la búsqueda de la verdad y dejar de lado el ego, con sus juicios y egoísmos.En ello estamos,amiga.
    Mi gratitud y mi abrazo inmenso.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  4. Preciosa entrada. Tiene magia, sin dudas. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  5. Ese mago que en algunos esta tan escondido que no pueden encontrarlo.

    Cariños y gracias por siempre estar!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Cuanta verdad hay en estas palabras...un placer volver a visitarte...

    ResponderEliminar
  7. Bonita reflexion ,ne gusta tu entrada .Besitos

    ResponderEliminar
  8. Buena reflexiòn.

    Yo asumo que el Mago, es en realidad Dios.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Fiaris

    El Mago es capaz de usar sus herramientas, sus conocimientos para llevar a cabo sus metas. Debemos ser Magos de nuestra vida.

    Bonita entrada.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  10. hola que tal! estuve visitando tu blog y me pareció interesante, Me encantaría enlazar tu blog en los míos y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas. además estoy segura que su blog sería de mucho interés para mis visitantes!.Si puede sírvase a contactarme ariadna143@gmail.com

    saludos

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.