Desde el jardín.

13 jun. 2013

Recuerdos.(microrrelato)



Sentada en la mecedora, sus cabellos blancos y su piel tostada por el sol.
Sus ojos claros leen hojas amarillas que delatan el paso del tiempo.
De a ratos sonríe,de a ratos corren lágrimas en sus mejillas
que resbalan en los surcos y mojan las hojas del viejo cuaderno,
que contiene; su vida,su historia llena de alegrías,llena de esfuerzo,penas y amor.
Lleva varias horas así.
No sabe cuando tomo el cuaderno y se sentó.
En estas horas revivió cosas olvidadas,cosas que dejaron huellas y así sumida en la lectura, el timbre suena,Se acabó la magia,ya pasó.
Fiaris.

21 comentarios:

  1. EXCELENTE!!!
    Me ha encantado!!!
    Un fuerte abrazo y muchas gracias por compartir!!!
    Es mágico...
    Besos bonita :)

    ResponderEliminar
  2. así de efímeros suelen ser los buenos momentos.......

    ResponderEliminar
  3. la quietud tiene su nombre. Como la nostalgia.
    Como el pasar las páginas del libro abierto que es nuestra vida en proyección, Fiaris.
    Microrrelato que sin embargo anuncia muchas reflexiones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. La vida y sus sensaciones, gran libro, abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡Hermoso! pero ese momento ya nadie se lo quita.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. nostalgias...bien de acá, tangueros hasta los huesos
    saludos

    ResponderEliminar
  7. Guau Fiaris, esto es de una hermosura!!! Lástima que no guardé mis diarios, las mudanzas me hicieron desecharlos. Me hubiera gustado en la vejez, poder mecerme en el zagúan de mi casa con mis perros al lado para revivir aquellas apreciaciones... aunque me distrajeran los visitantes, los sentaría a escuchar y con dos sesiones, saldrían despavoridos para dejarme leer a pata suelta, jajajaja! Ni modo, a falta de diarios, tendré que ser una anciana en motocicleta, cruzando a toda velocidad la ciudad. ¡Falta mucho, claro! 20 minutos son un largo lapso... no? jajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Corto, breve pero intenso y lleno de candor.
    ¡Precioso tu relato!
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. ...El relato con la imagen de la mecedora tiene la fuerza de tiempos pasados y recodados con nostalgia, es entrañable , un brazo Begoña

    ResponderEliminar
  10. Maldito timbre.
    Que lo desconecten.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Terrible enfermedad ¿Qué somos, sin no memoria? Duro recuerdo relato que conozco por cercanía.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  12. Fiaris.Fabulosos textos el tiempo es nuestro mayor aliado para bien y para mal gracias por participar en el nuevo blog Feliz fin de semana Saludos

    ResponderEliminar
  13. Menos mal todo es temporal.

    Saludos Fiaris.

    ResponderEliminar
  14. No caben dudas de que el pasado duerme dentro nuestro. Difícilmente se esfuma. Si el presente se distrae, siempre aparece, y nos hace sentir que hemos vivido, que hemos sentido, que no somos esto vano e instrascendente llamado hoy. Besos.

    ResponderEliminar
  15. El timbre rompió la magia.
    Un beso y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  16. El pasado forma parte de nuestra historia y es inevitable volver a él, nos atrapa siempre.
    Me encantó este cuento corto.
    Un besito

    ResponderEliminar
  17. Precioso lienzo de vida, huellas marcadas en la piel, instantes que no se olvidan…


    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  18. Me ha gustado mucho este micro, donde una nube de nostalgia entrañable invade esos instantes, sentada... en el rincón de sus pensamientos (su mecedora).
    Me quedo por aquí, cerca, para seguir descubriendo su blog.
    Me gustan los relatos, las poesías, pensamientos escritos con el alma, si te apetece pasar, por mi "Barco de papel", estaré encantada de recibirte.
    http://elmardepoemas.blogspot.com.es/
    Saludos desde mi azul mar :)

    ResponderEliminar
  19. UFFFFFFF. TE QUEDÓ FULLLLLLLLL.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  20. Me integro al relato totalmente,

    Cariños

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.