9 abr. 2014

Podes,pero.............




Podes pegar una cinta engomada en tu mano.
Y si lo haces con cuidado la unión queda firme.
Podes despegarla y pegarla de nuevo
pero su adherencia ya no será la misma que la primera vez.
Podes repetir la operación más veces,
pero cada ciclo de agarre de la goma será menor.
La razón es evidente...cada vez,
pedacitos de tu piel pequeños e invisibles son arrancados en el tirón.
Son esos desgarros microscopicos
los que impiden que la unión se vuelva estable o duradera.
Son esos pequeños desgarros sumados
los que, finalmente,un día consiguen que la cinta no se pegue mas.

Tramo del libro Estás conmigo

19 comentarios:

  1. Las decepciones rompen un trozo de corazón cada vez.
    Besazo

    ResponderEliminar
  2. Quizás si.
    Quizás sea eso lo que nos sucede en la vida.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Lo que se rompe o simplemente se resquebraja se podrá unir y armar de nuevo, pero ya nunca será igual.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Dicen que una vez clavada la lanza es difícil que la huella desaparezca.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Lo mejor es no tenerlo que pegar.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Sí, así es, cuando algo se rompe, siempre quedará cicatriz aunque la cinta quede bien adherida. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Y si en algun momento nos iremos despegando hasta volvernos miles de piezas que no se podran armar.

    besos

    ResponderEliminar
  8. Hola, Fiaris

    Es posible que a veces no sea suficiente con amar. Pero soy una optimista y me encanta creer en el amor.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  9. Por allí alguien dijo que "cuanto mas se ama , mas se sufre" amiga Fiaris.....

    ResponderEliminar
  10. Podemos, pero no debemos... es mejor que nada se rompa y menos el corazón.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. No debemos dejar de creer en el amor, es todo lo que puede salvarnos... Un beso, hermoso poema triste.

    ResponderEliminar
  12. Cuando algo se rompe, cuesta restaurarlo, y si se vuelve a romper, pues habrá que restaurarlo con mucho mimo y cuidado...
    Un abrazo Alfa

    ResponderEliminar
  13. Hola mi querida amiga, ya he regresado de mi retiro y paso por acá a leerte.
    Es cierto que las relaciones humanas cuestan de que tras una rotura vuelvan a ser como antes, pero el amor es más fuerte que el pegamento y todo lo puede.
    Un gran abrazo
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar

  14. Podríamos evitar necesitar esa pega, pero a veces nuestra misma condición humana y egoísta en ocasiones no lleva a herir a quienes menos queremos hacerle daño.
    Gracias por la reflexión.

    ResponderEliminar
  15. Lo que leo me duele mucho, cuando mi esposo se fue me dijo que ya lo habíamos intentado mucho y que no funciono porque cuando un vaso se rompe, aunque se pegue no queda igual. Ahora yo siento que mi corazón se rompió y que nunca más será el mismo. Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Ahora me gustaría que sigas copiando mas partes de este libro. Muy buena la reflexión.
    besos

    ResponderEliminar
  17. ¡Cuánta razón! La vida nos enseña esto y aún así seguimos confiando en que la cinta se vuelva a pegar.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  18. Muy expresiva esta metáfora de la cinta adhesiva.No se puede jugar a pegar y despegar continuamente; al final pierde sus propiedades de adhesión.

    Muy bueno,.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.