Del jardín al blog.

16 jun. 2014

Me concedo.




Me concedo a mi misma el permiso de estar y ser
quien soy,en lugar de creer que debo esperar
que otro determine dónde yo debería estar o como debería ser.
Me concedo a mi misma el permiso
de sentir lo que siento, en vez de sentir lo que otros
sentirían en mi lugar.
Me concedo a mí misma, el permiso de pensar lo 
que pienso y también el derecho de decirlo, si quiero,
o de callarmelo, si es que así me conviene.
Me concedo a mi misma el permiso de correr los riesgos que yo decida correr, con la única condición
de aceptar pagar yo misma los precios de esos riesgos.

Comparto estos tramos del libro EL CAMINO DE LA autodependencia,pues considero que son para la reflexión,gracias.
Fiaris

13 comentarios:

  1. Hola, me he perdido unas cuantas bellezas en tus letras, pero ya las he repasado.
    Tienes razón, es una buena reflexión, los demás nos conocen por fuera, según lo que ven, por dentro un poco según actuamos, pero conocernos, realmente conocer, eso, ni nosotros mismos.
    Y es necesario cedernos ese permiso para estar y ser, pensar, sentir, decir, y tomar responsabilidad por los riesgos que tomemos en cada instante de nuestra vida.
    Gracias por estas profundas letras.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  2. Me concedo el permiso de decirte me gusta.
    Besos amiga, buena semana

    ResponderEliminar
  3. Gracias por esta preciosa cita, Fiaris.
    Debemos ser dueños de nuestra vida y nuestro destino, aunque a veces todo se ponga en contra y tengamos que parar para reflexonar.
    Mi abrazo inmenso y mi cariño.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  4. Fiaris creo que eso es crecer, lo definiría como la autentica libertad, cuando nos damos permiso de ser nosotros mismos sin que nadie medie o perturbe nuestras determinaciones : ahora bien la autodeterminación y libertad exige una gran responsabilidad para con nosotros mismos y hasta con los demás en este último sentido el de permitirle a los demás ser ellos y estar donde decidan estar ... me encanto esta entrada te quiero mi amiga bella

    ResponderEliminar
  5. Permisos muy preciosos, con los que me identifico.
    Besos de anís, amiga.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Fiaris, por ésta preciosa reflexión. Me concedo el permiso de mandarte un inmenso abrazo con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  7. Pues claro que si.
    Ese es el camino.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Siempre me he preguntado porque somos tan proclives a conceder a otros y a nosotros mismos no nos concedemos casi nada.
    Buenas reflexiones para la tarde.
    besos concedidos.

    ResponderEliminar
  9. Fiaris yo también me concedo el derecho a decidir como quiero vivir mi vida.
    Me gusta la reflexión que nos traes…

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  10. Pienso como tu Fiaris. Me ha gustado tu manera de exponer lo que te quieres conceder.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Uno no debe darse permiso a hacer nada, tan solo debe dejarse ser.

    besos

    ResponderEliminar
  12. Así debe ser. Yo también me concedo todo lo que dice.

    Saludos Fiaris.

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.