Rincón de invierno en el jardín.

10 nov. 2014

Microrrelato de domingo.




Domingo de tardecita,
el puerto esta solitario,los yates se amacan con el viento,
se sienten crujir,las lanchas de pescadores.
Demasiada soledad para la época.
Algún pescador arma el palangre para salir a la madrugada.
Me vuelvo,no esta lindo para andar.
Pensar que en pocos días el bullicio de la gente no dejará oír
los sonidos de hoy.
No sabes con que quedarte,la soledad extrema, que en los tiempos que corren 
no dan seguridad,o el bullicio ensordecedor del verano.
Punta del este es así, va de un extremo al otro.

Pensamiento en voz alta.

Fiaris.

12 comentarios:

  1. Cosas que suceden y no se pueden evitar.


    Beso

    ResponderEliminar
  2. Precioso Fiaris. Lo has descrito tan bien que nos has hecho sentirnos ahí en ese paseo de domingo regresando a casa, sintiendo el bullicio que está por venir.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Cuan cierto,dias pasados visitando a un sobrino pensaba algo similar,bullicio en los super y soledad y silencio infinito en su vencindario,con arboles inmensos que imponian.

    Cariños

    ResponderEliminar
  4. Precioso Fiaris..me has hecho sentir que estaba ahí.
    Yo me quedo con el bullicio del verano, que la soledad ya la elijo cuando me apetezca...
    Un abrazo cielo.

    ResponderEliminar
  5. Los dos extremos son bonitos cuándo apetecen.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Fiaris, todo tiene su parte positiva y negativa, amiga...Siempre debemos quedarnos con lo mejor y tu sabes bien qué es lo mejor en cada momento.
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  7. En verano el mar no me gusta tanto.
    Los humanos lo afean.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. RELATAS IMÀGENES OPUESTAS, PERO AL FINAL AMBAS SON NECESARIAS.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  9. Los polos opuestos, la tranquilidad y el bullicio, gran poema.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta Punta del Este en verano, le debo mucho a esta ciudad. Pero en invierno también tiene su belleza. Cada momento tiene su encanto. Incluso con bullicio.
    saludos

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.