Rincón de invierno en el jardín.

1 nov. 2009

La bolsa de clavos


Esta es la historia de un muchachito que tenía muy mal carácter. Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia, debería clavar un clavo detrás de la puerta.
El primer día el muchacho clavó 37 clavos detrás de la puerta.Las semanas que siguieron,a medida que él aprendía a controlar su genio, clavaba cada vez menos clavos detrás de la puerta.Descubrió que era mas fácil controlar el genio que clavar los clavos.
Llegó el día en que pudo controlar su caracter durante todo el día .Después de informar a su padre, este le sugirió que retirara un clavo cada día que lograra controlar su caracter.
Los días pasaron y el joven pudo finalmente anunciar a su padre que no quedaban más clavos para retirar de la puerta.
Su padre lo tomó de la mano y lo llevó hasta la puerta.Le dijo:-Has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos hoyos en la puerta.Nunca más será la misma.
Cada vez que tú pierdes la paciencia, dejas cicatrices exactamente como las que ves aquí.
Tú puedes insultar a alguien y retirar lo dicho, pero del modo como se lo digas lo desvastará, y la cicatriz perdurará para siempre.Una ofensa verbal es tan dañina como una ofensa física.

10 comentarios:

  1. Muy buena anotación mi amiga, las ofensas dejan cicatrices, también piesno que es imposible pasar por esta vida sin ofender o ser ofendido, muchas veces no hay intención."Meter mucho ruido a propósito de una ofensa recibida no disminuye el dolor, sino que acrecienta la vergüenza."Giovanni Boccaccio. Un fuerte abrazo y caricias

    ResponderEliminar
  2. he vuelto alfa a darte guerra otra vez je je es que he estado mala snif.
    Ya conocia la historia y es una gran verdad por eso si me enfado primero se lo cuento a la pared no es broma, no me gusta hacerle a los demas lo que no me gustaria que me hicieran a mi un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Esta vez si que me has dejado boquiabierta, estupenda parabola y excelente post.
    Cuanta verdad enseña, ciertamente las secuelas que quedan son imborrables.
    Deberia ser de obligada lectura en los colegios.
    Saludos principioyfin

    ResponderEliminar
  4. "Meter mucho ruido a propósito de una ofensa recibida no disminuye el dolor, sino que acrecienta la vergüenza."Giovanni Boccaccio
    esto está muy bueno,abrazo

    ResponderEliminar
  5. Nafire que te ha pasado espero que estes bien ahora y escribas algo de eso tan bonito que tu sabes hacer,cariños

    ResponderEliminar
  6. EURICE gracias y la verdad que sería buena idea ,cariños

    ResponderEliminar
  7. Acabo de aterrizar por aquí, y no veas las ganas que me dan de quedarme. Pero ahora mismo me voy corriendo a comprar clavos. Espero no llegar a clavar demasiados.
    Me ha encantado el cuento y tu blog. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  8. gracias Bettina, bienvenida y espero que no claves ningún clavo ,saludos desde Uruguay

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.