6 dic. 2009

Ceremonia india


Era una tarde nublada de invierno.Abuelo y nieto jugaban un partido de cartas.
Manuel era ferviente jugador, pero el día de hoy su entusiasmo no era habitual.Por esa razón el abuelo le preguntó:-¿No quieres jugar más?
-Si quiero jugar.Afirmó Manuel.
-¿Qué pasa entonces, que me has dejado ganar todos los partidos?¿Qué sucede Manuel?insistió el abuelo.
-Papá viene trabajando mucho estas últimas semanas....no he podido jugar con él.Respondió Manuel.
-¿Se lo has dicho?Preguntó el abuelo.
-¿Y si me reta? Dijo Manuel.
-AH.....Manuel....ven aquí a mi lado.
Escucha....en esta situación y en otras también, hay que sacar el indio de adentro.
-¿El indio?Preguntó Manuel.
El abuelo señaló el pecho de su nieto y añadió.
-Mira ......por ahí; en algún rincón profundo, debes tener espíritu de la garra charrúa.¡Por suerte que está!Exclamó.
Pues nos puede ayudar cuando tenemos miedo, cuando tememos estar en la oscuridad,cuando no nos atrevemos besar a nuestra chica.
-¡Abuelo!Dijo Manuel,ruborizado por la última expresión de su abuelo.
-Verás....continuó el abuelo....primero en tu habitación o en el fondo de tu casa, tienes que hacer el grito indio:¡uh!¡uh!¡uh!.Te dará fuerzas y ganas.
El segundo paso es pintarte la cara, para enfrentar la situación.El tercero es tocar de forma breve, pero intensa el tambor.
Más tarde.....te sientas en cuclillas y envías señales de humo....que en esta ocación dirán:"papá necesito y quiero, jugar contigo hoy"
Luego.....agregó ........seguramente, en forma rápida recibirás una repuesta.
Antes de Manuel partir a su casa, su abuelo le entregó una pluma, que ambos habían recogido en el bosque.
-Ten Manuel....es para ti, tu amuleto.Recuerda, garra de indio.Añadió el abuelo.
Al día siguiente,el abuelo se encontraba leyendo el diario, cuando suena el teléfono.
-Hola, dijo.Del otro lado de la línea se escuchó:-Aquí, nieto Pluma Negra.
-¡Oh! Aquí Gran Cóndor Sentado.Respondió sonriendo el abuelo.
-Nieto Pluma Negra, no poder hoy a jugar con Gran Cóndor Sentado, pues tener que jugar con su padre, a ser indios charrúas.
De fondo se podía escuchar:¡UH!¡UH!¡UH!..........

12 comentarios:

  1. Me ha encantado la historia. Es preciosa.
    Un beso madrileño

    ResponderEliminar
  2. Ciberculturalia me alegra que te gustara,cariños Uruguayos

    ResponderEliminar
  3. Qué buena!!!!!
    Un abrazo muy grande wapísima!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Caro que buenisimo!!!! tenerte por aqui cariños amiga

    ResponderEliminar
  5. Que simpática historia.

    Buena semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Bego, buena semana para ti también

    ResponderEliminar
  7. Bellisima amiga, la tomo como un regalo especial, me pintare la cara. Siempre me llevo lindas reflecciones, que me acercan a una vida más positiva. Un fuerte abrazo y mil gracias por todas tus finezas

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado mucho la historia. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. HOla: gracias por visitar mi blog y por tus palabras. Me ha encantado esta esta historia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.