24 ene. 2018

Cadenas de seda.(cuento Tibetano)









Era un maestro que durante toda su vida había intentado inculcar a sus discípulos distintos valores importantes para su vida. En esta ocasión había decidido instruir a dos de ellos acerca de lo importante que es el desapego.
-Jóvenes, os voy a decir algo muy importante, que no debéis olvidar jamás. No os dejéis nunca atrapar por los apegos.
Uno de los jóvenes comprendió perfecta mente, pero el otro todavía hacía distinción entre apegos grandes y pequeños, y entre diferentes objetos de apego. “Creo que no todo apego perturba o esclaviza; depende de los objetos o asuntos a los que te apegues”, decía.
Entonces el maestro cogió un hilo, lo enrolló al cuello del que así se expresaba y empezó a apretar con mucha fuerza.
-¡Maestro, detente! ¡Vas a matarme!
El maestro se detuvo. Mostró el hilo a su alumno: era un delicado hilo de seda. Y le dijo:
-Recuerda que hasta un delicado hilo de seda puede quitarte la vida.

12 comentarios:

  1. Hermoso! de una sutil belleza
    Gracias
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  2. Y qué verdad es; eso no era un maestro, era un genio con mayúsculas.

    Besos Alfa.

    ResponderEliminar
  3. Difícil de explicar hoy en día, el maestro seria acusado de maltrato y la buena leccion se perdería. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Un cuento para reflexionar.
    Besos 📖

    ResponderEliminar
  5. Hay maestros y maestros, unas letras para la reflexión.
    Feliz jueves fiaris.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. La juventud de hoy en día ha cambiado mucho, buen maestro lo importante es hacerse entender :) besos

    ResponderEliminar
  7. Cuentos que miman el alma y dejan enseñanzas de gran valor
    Gracias por compartirlo
    Cariños

    ResponderEliminar
  8. Una gran verdad esta reflexión, porque hasta el hilo más fino puede ahogarnos si nos dejamos llevar por el apego.
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  9. Uuuuuy si a veces la suavidad te puede matar o esclavizar, depende de cuan sutil la trama, un abrazo Fiaris me encanto!!

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué ingenioso y sutil, el maestro! Muy buena lección de por vida.
    Besos, Fiaris

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.