24 may. 2019

Fábula con moraleja.

Ideal para estos momentos en Uruguay.

Las ranas vivían en el caos y la anarquía, y estaban cansadas de esta situación. Así que mandaron una delegación para pedirle a Zeus, el rey de los dioses, que les enviara un rey.
Zeus, atendiendo su petición, les envió un grueso leño a su charca.
Las ranas se asustaron con el ruido que hizo el leño al caer, y se escondieron entre ramas y piedras. Por fin, al darse cuenta de que el leño no se movía, fueron saliendo de sus escondites. Poco a poco, dada la quietud que reinaba, las ranas comenzaron a despreciar al nuevo rey, brincando sobre él y sentándosele encima, burlándose continuamente.
Al poco se sintieron humilladas por tener un simple leño como monarca, y volvieron a ver a Zeus, pidiéndole que les cambiara al rey, porque éste era demasiado tranquilo.
Entonces Zeus, indignado, les mandó una serpiente de agua muy activa y movediza que, una a una, las atrapó y devoró sin compasión.

La moraleja de la fábula

A la hora de elegir los gobernantes, es mejor escoger a uno sencillo y honesto, en vez de a uno muy emprendedor pero malvado o corrupto.

9 comentarios:

  1. Es preferible el sencillo y honesto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir esta moraleja.
    Un beso fiaris.

    ResponderEliminar
  3. Si los gobernantes mostraran su verdadera cara antes de serlo... otra sería la suerte de muchos pueblos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. En España no conocen esa fabula y asi nos va y peor que se va a poner. Un abrazote

    ResponderEliminar
  5. Muy apropiada esta fábula para mañana ¡a ver si elegimos bien!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  6. Bonita fabula y muy buena moraleja, saludos amiga.

    ResponderEliminar
  7. Hola Fiaris, pues esta difícil la cosa ya que creo que no se salva ni uno.

    Besos.

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.