de nuestro jardín.

7 jun 2021

El hombre de dos edades.



El hombre entre dos edades, una fábula de Jean de La Fontaine

Un hombre de mediana edad, cuyo pelo empezaba ya a mostrar bastantes canas, decidió que ya era hora de casarse. Tenía este hombre una gran fortuna, y todos lo sabían en aquella pequeña aldea. Así que interesadas no le faltaron en cuanto se corrió la voz de que buscaba mujer para compartir sus bienes.

Sin embargo, el hombre de mediana edad solo veía interés en todas ellas, y rechazaba una y otra a diario. Hasta que conoció a dos mujeres, dos viudas, que parecían, a simple vista, que su fin no era otro que ofrecer cariño.

Una de estas mujeres era muy joven. Fresca y lozana y muy dulce en el trato. La otra, mucho más mayor, era casi anciana, pero había aprendido a reparar muy bien las ‘taras’ que dejan los años, y lucía radiante igualmente.

Las dos se pasaban el día adulando al buen hombre y ofreciendo cariño. Pero cuando la mujer más joven estaba con él, y acariciaba su pelo, iba arrancando una a una las canas, para que él pareciera más joven. Sin embargo, cuando estaba con la mujer más mayor, le arrancaba sus pelos más oscuros, para que se pareciera más a ella, que ya tenía el pelo blanco.

Y entre una y otra, al final le dejaron calvo. Fue entonces cuando se dio cuenta del error que estaba a punto de cometer, y sin más, anunció a las dos que no se casaría con ninguna.

Moraleja: «No te fíes de las apariencias, ni dejes que otros quieran gobernarte»

18 comentarios:

  1. ¡Hola! Me ha encantado y me ha parecido una curiosa historia, además de divertida para contar. Gracias por compartirla. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hay quien por amor pierden la cabeza, este solo perdió el pelo. Buena moraleja. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Buen relato, pobre hombre le dejaron calvo. Las personas te deben aceptar como eres y no tratar de cambiarte. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  4. ¡Pobre hombre! Ninguna de las dos lo quería tal como él era, Fiaris. Me gustó mucho la moraleja. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Se veía venir. Querían modelarlo a su imagen y semejanza.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Suscribo lo que dice, Ester.
    Y es que además, nunca puedes de dejar de ser lo que eres, sino pues pasa lo que pasa...

    Cariños, Fiaris.

    ResponderEliminar
  7. Bella inspiración en estas letras, que disfrute de un buen día Saludos

    ResponderEliminar
  8. Yo no he necesitado dos viudas para terminar de la misma manera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Al final fue inteligente, se dió cuenta de que ninguna de ellas lo quería como era, trataban de cambiarlo...El amor es aceptación y respeto.
    Mi abrazo entrañable, Fiaris.

    ResponderEliminar
  10. Lástima que se dio cuenta cuando ya estaba calvo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Muy interesante el relato, buena moraleja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Interesante relato, menos mal que se dio cuenta que había amor si no interese

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Buena moraleja amiga mía. Muchas veces se está ciego y no ves la realidad y más, cuando de amores se trata.
    Un abrazo Fiaris.

    ResponderEliminar
  14. Boa tarde. Acho que sempre podemos aprender e colocar muitas histórias em prática em nosso cotidiano, mas ainda bem que tenho poucos cabelos para serem perdidos.

    ResponderEliminar
  15. Excelente moraleja!
    Saludos Fiaris y gracias por pasar el mes pasado a saludar por el Cumpleblog.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  16. Muchas veces es mejor quedarse como se está....

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.