de nuestro jardín.

3 oct 2022

El Alción.




 Vale más lo bueno y conocido, que lo malo por conocer.

El protagonista de este relato, es el alción. Un pájaro encantador que le gusta habitar en lugares alejados.

Incluso, existe un pequeño mito que nos cuenta que este hace su nido a las orillas del mar, huyendo de las personas que lo quieren cazar.

Cuenta la historia, que un alción estaba a punto de poner sus huevos. Ante esto, divisó un peñasco en el camino, se subió allí y prontamente armó su nido.

Al día siguiente, decidió salir temprano en busca de comida. Pero, mientras estaba ausente, las olas del mar se incrementaron, y chocaron tan fuertemente contra el peñasco… que el nido de retoños terminó ahogándose.

Al ver tan triste hecho al regresar, comenzó a lamentarse sin cesar.

-¡Que desafortunado soy! No puedo creer lo que ha ocurrido, y ni lo entiendo en verdad. Tanto que he huido de los peligros en tierra, y el mar resultó ser más peligroso sin dudar. No fue buena idea venirme acá.

Moraleja: Cada decisión te lleva a algo nuevo por explorar. Sé cuidadoso ante terrenos desconocidos, no te confíes en su totalidad.

19 comentarios:

  1. A veces aprender resulta tan doloroso como le sucedió al pajarillo de esta fábula. Feliz inicio de semana

    ResponderEliminar
  2. Es la primera vez que oigo su nombre y no sabia nada de su ilusión por mantenerse alejado de los que le molestan. Gracias porque ahora se un poco mas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hay lecciones que son muy duras de asumir, pero no queda otra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es muy importante. Prepararnos un poco para lo que tengamos que afrontar, porque a menudo las cosas no son como uno las sueña sin conocerlas, desde una nueva ciudad, un cambio de casa, una relación amorosa, etc.
    Besos para ti, bella Fiaris.

    ResponderEliminar
  5. Linda leyenda y muy buena reflexión. El pajaro es precioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hermoso pájaro, muy buen leyenda que lleva a esa excelente reflexión, realmente soy bastante desconfiada de lo desconocido, saludos PATRICIA F.

    ResponderEliminar
  7. La vida consiste en tomar decisiones continuamente. Unas veces aciertas y otras te equivocas. Lo importante es aprender de unas y otras. De las primeras para reafirmarte y de las segundas para corregirte.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Bello pájaro y a veces nos dejamos llevar por impulsos y miedo. Y tendremos que afrontar las consecuencias.

    ResponderEliminar
  9. Antes de cualquier cambio hay que analizar los pros y los contras y aún así puedes equivocarte, pero para eso están los errores, para levantarse y empezar de nuevo con otro análisis.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Buena moraleja.
    Ser cuidadoso en todo y siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Bonita ave, hay lecciones que se aprenden y no se olvidan nunca, por su dureza.
    Es curioso, sí.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Los precipicios solo se pueden saltar de un solo salto, para bien o para mal, es como la vida misma.

    ResponderEliminar
  13. Primero si se puede hay que explorar para que no nos pase como a Alción.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Sí, cada decisión es un avance, un nuevo rumbo.
    Es bonito este pájaro no lo conocía.
    Muchos besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Buena enseñanza. Pero pase lo que pase, lo que no debemos es lamentarnos. Las cosas pasan y no tenemos que sentirnos culpables.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Interesante moraleja, Fiaris. Como para tenerla en cuenta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hola Fiaris, la vida nos da lecciones como esta, creemos que una cosa es segura y luego pasa como aquí, pasa mucho incluso con las personas que conocemos que confiamos en ellas y luego nos llevamos el chasco.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Ser cuidadosos y saber afrontar las situaciones de la vida. Un abrazo

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.