de nuestro jardín.

25 nov 2022

Obio.




 Todos los viernes por la mañana Nasrudín llegaba al mercado del pueblo con un burro que ofrecía en venta.

El precio que demandaba era siempre insignificante, muy inferior al valor del animal.

Un día se le acercó un rico mercader, quien se dedicaba a la compra y venta de burros.

–No puedo comprender cómo lo hace, Nasrudín. Yo vendo burros al precio más bajo posible. Mis sirvientes obligan a los campesinos a darme forraje gratis. Mis esclavos cuidan de mis animales sin que les pague retribución alguna. Sin embargo, no puedo igualar sus precios.

–Muy sencillo –dijo Nasrudín–. Usted roba forraje y mano de obra. Yo robo burros.

17 comentarios:

  1. ¡Ja, ja, ja! Qué bueno. Me ha encantado. Un abrazo, Fiaris.

    ResponderEliminar
  2. Menudos personajes, ambos son unos sinvergüenzas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Entre ladrones anda el juego. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Es de una sinceridad aplastante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Más claro el agua. Menudo par.
    Buen fin de semana .
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Boa tarde e bom sábado minha querida amiga Fiaris. Um texto maravilhoso. Grande abraço carioca.

    ResponderEliminar
  7. El muy pillo, ja, ja.
    Ahora en serio... totalmente en contra de estas fechorías.
    Abrazos 🌸

    ResponderEliminar
  8. Jajajaajajajaa que finoooooo el tipo.

    Abrazote utópico.-

    ResponderEliminar
  9. Parece una escena entre dos políticos argentinos. Por estos lugares abundan los robos, jajajaja. Que tengas una buena semana (Rosana)

    ResponderEliminar
  10. Parece una escena entre dos políticos argentinos, por aquí abundan los comentarios entre ladrones. jajajaj un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  11. ¡A cual más pillín, jeje!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  12. Que bueno!!
    Se puede aplicar a muchas situaciones!
    Un saludín :)

    ResponderEliminar

Tus comentarios me importan mucho gracias por dejarlos

Fiaris por decisión propia bloguera por casualidad.